No es un secreto que la literatura tiene el poder de mover grandes masas, de promover ideas y de crear polémicas con sus contenidos fascinantes. Algunos autores han tenido la osadía de escribir obras que han llegado a ser repudiadas por naciones enteras.

1. Código Da Vinci – Dan Brown (2003)

Cortesía de David Reeves

Este libro ha sido prohibido en Irán por las protestas de la Iglesia Armenia, Líbano, China, Egipto y por el Vaticano, que consideran su contenido como ‘ofensivo’ para el cristianismo. El libro habla sobre los pasajes de la vida de Jesús y el aspecto más polémico es la relación entre Jesús y Magdalena, que da a entender que sus descendientes aún permanecen en el mundo. Los seguidores del cristianismo aseguran que la historia contada por el libro es completamente falsa y que ‘burla’ las raíces de las creencias cristianas. 

A pesar de todas las críticas y prohibiciones, se considera un best- seller con más de 40 millones de copias vendidas en el mundo. Además, en el año 2006 se realizó una adaptación cinematográfica que desató polémica. 

2. La metamorfosis – Franz Kafka (1915)

Cortesía de Arthur Cruz

Fue prohibida por la Alemania Nazi, la Rusia Soviética y por el gobierno Checoslovaco. La historia gira en torno a un hombre llamado Gregorio Samsa, un comerciante de telas que mantiene a su familia con su sueldo, hasta que tras una noche que no recuerda, amanece convertido en un enorme insecto. Así comienza el aislamiento de su familia, su amada y el resto de la sociedad, al punto de terminar enclaustrado en su habitación, donde se olvidan por completo de él.

La razón por la que cientos de copias de este ejemplar fueron quemadas en Checoslovaquia durante la ocupación nazi es que la historia es muy similar a la descripción de un régimen totalitario, lo que parecía inaceptable dentro de las épocas de guerra. 

3. Los versos satánicos – Salman Rushdie (1988)

Prohibido en Pakistán, Arabia Saudí, Egipto, Somalia, Sudán, Malasia, Qatar, Indonesia, Sudáfrica e India por sus referencias a la religión Islámica. El libro consta de tres historias; en la primera, dos supervivientes a un accidente de avión llegan a una isla. Uno de ellos parecía convertirse en un ángel mientras al otro le salían cuernos; la segunda historia trata de una niña india, rodeada de mariposas, encabezada por un peregrinaje de campesinos musulmanes hacia el mar, donde se ahogan; y la tercera narra la historia de un profeta que funda una religión en el desierto. 

Cortesía de Pixabay

La tercera historia es la más controvertida, pues describe a un profeta que aparentemente está inspirado en Mahoma. Esta historia solo ocupaba 70 de las 550 páginas de libro, pero provocó reacciones furiosas entre los musulmanes. 

En la novela aparece un personaje, un líder religioso exiliado en París identificado como el Imán, que manipula al Arcángel Gabriel para justificar las violentas acciones sobre su pueblo. Es fácil notar el paralelismo del Imán con el Ayatollah Jomeini, cosa que a este no le agradó, y bajo la excusa de blasfemia y de apostasía por parte de Rushdie, emite una Fatwa (un decreto religioso) el 14 de febrero de 1988 ordenando la ejecución del escritor. 

Rushdie tuvo que mantenerse oculto 11 años para no ser agredido por parte de los seguidores de la religión Islámica. Sin embargo, los editores del libro pagaron las consecuencias: un traductor del libro al idioma japonés fue ejecutado en Tokio, el traductor italiano Ettore Capriolo fue golpeado y apuñalado en Milán, y el editor noruego de Rushdie, William Nygaard, fue tiroteado frente a su casa en Oslo, resultando gravemente herido. 

4. Lolita – Vladimir Nabokov (1955)

Cortesía de Kayla Nicole

Narra la historia de Humbert Humbert, un hombre que tiene una obsesión por su hijastra adolescente de 12 años, llamada Dolores. En el libro, Humbert logra escaparse con la niña para esconder su verdadera relación. Prohibido en Inglaterra, Francia, Sudáfrica y Estados Unidos por promover la pedofilia y ser considerada además pornográfica y un insulto a la moral. 

5. Alicia en el País de las Maravillas – Lewis Carroll (1865)

Cortesía de Pixabay

Este libro fue prohibido en China en 1931, cuando el gobernador de la zona de Hunan comentó que no podía ser bueno que los animales hablaran o tuvieran propiedades y capacidades humanas. En 1960, en Reino Unido, se decidió que su argumento fomentaba el consumo de drogas entre sus pequeños lectores.

Este libro ha sufrido de censura desde 1900 debido a que (supuestamente) hace referencia a diferentes fantasías sexuales y masturbación.

6. Rebelión en la granja – George Orwell (1945)

Cortesía de Bean Shadow

Estuvo censurada en la Unión Soviética, Kenia, Emiratos Árabes, Cuba, Corea del Norte y China. Ha sido cuestionado por todos estos países debido a sus críticas a las elites de poder. Los animales que aparecen en la historia reflejan a todos los protagonistas de la Revolución Soviética: los cerdos (líderes revolucionarios que se convirtieron en una casta tirana), el caballo (clase obrera explotada y alienada cuyo lema es “trabajaré más duro”), las ovejas y las aves (masa analfabeta).

7. Harry Potter y la piedra filosofal – J. K. Rowling (1997)

Cortesía de Dzenina Lukac

Los libros de Harry Potter de la escritora J.K. Rowling fueron acusados de promover la brujería. En el año 2001, un pastor de los Estados Unidos quemó ejemplares de la novela en rechazo a su contenido. Este libro se encuentra censurado en varios lugares de E.E.U.U., en escuelas cristianas del Reino Unido y en los Emiratos Árabes. 

8. Trópico de cáncer – Henry Miller (1934)

Cortesía de Reese Derrenberge

Prohibida en Estados Unidos por su contenido altamente sexual. El libro relata los encuentros sexuales que tuvo Miller con sus amigos y colegas de manera muy explicita y sin censura, abordando el tema del sexo desde una perspectiva promiscua. 

Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio, las dos obras míticas de Henry Miller, se publicaron por primera vez en Francia durante la década de los treinta. Los dos libros fueron prohibidos rápidamente en Estados Unidos y Gran Bretaña bajo el cargo de obscenidad, pero su difusión se reveló pronto imparable: miles de ejemplares entraron subrepticiamente en ambos países hasta que se levantó la prohibición en los años sesenta.