por Dr. Luis Kishon
drkishon@yahoo.com

P

ero antes, repasemos la última de las fórmulas que vimos, ¿recuerdan? El nombre del alimento es:

“Comida seca gourmet para gatos con pescado y salmón del océano y acentos de vegetales de jardín”, y la fórmula reza: Arroz molido, harina de subproductos avícolas, harina de gluten de maíz, sebo de res conservado de forma natural con tocoferoles mixtos, maíz de grano entero, harina de soya, sabor a hígado, pescado de mar, salmón, y sigue una lista de aditivos. 

“Pe…, p.., pero”, dirá nuevamente el cliente que acaba de salir del negocio con la bolsa en la mano, mientras nos mira azorado, “¿y los acentos vegetales de los que habla el nombre del alimento? ¿Y el jardín?”. 

Nos llevaría menos tiempo convencer al comprador de que los Reyes Magos son en realidad los padres de Jesús que el tiempo que nos tomaría hacerle ver que no hay tal cosa; tan solo en el papel, o en la foto/dibujo. Y para eso solamente es necesario repasar la fórmula cuantas veces lo desee, porque no encontrará ningún acento vegetal ni ninguna cosa animal.

“¡¡Ah!! ¡¡¡Un momento!!! ¡¡Acá encontré los “acentos de jardín”!! ¡¡En el lugar 17 de la fórmula se presenta la espinaca “seca” y en el 18 aparecen “hojuelas de perejil”!! ¿Ve? Ve usted? ¡¡¡Acá aparecen!!! ¡¡¡Acá, en las letras chiquitas!!!” Deberemos explicarle al comprador que, si se encuentra en esa posición, las cantidades son prácticamente insignificantes, y que tanto si están o no están presentes, al minino que consuma ese alimento no le hará ninguna diferencia, ya que ni siquiera será capaz de percibir el sabor a esos “acentos”.

¿Porqué? ¿Porqué el engaño? Pues por la sencilla razón que una foto o un nombre altisonante, que suene a “exclusivo” o a “caro”, es lo que más y mejor vende; como dijimos, nadie o casi nadie se pone a leer una fórmula o a hacer preguntas, digamos, engorrosas.

Así las cosas, pasemos a exponer la demostración de que ninguna de estas poderosas empresas produce nada de nada en sus establecimientos.

La FDA (Food and Drugs Administration por sus siglas en inglés) o la Administración de Alimentos y Drogas controla un muy amplio abanico de productos: desde los alimentos y medicamentos para consumo humano, pasando por cosméticos y mucho más, hasta los alimentos para mascotas. Esta administración efectúa controles de calidad, así como también análisis de los ingredientes que componen un cierto alimento, confrontándolo con la declaración de los ingredientes en el envase para comprobar que lo que se declara en el envase existe, o no, en el alimento.

En caso que exista alguna discrepancia, la FDA publica por diversos medios un llamado a los usuarios a que procedan a la devolución de los productos, sean alimentos, golosinas para mascotas o cualquier otro artículo que se ingiera o utilice, al comercio donde los han adquirido, a fin de recibir un reembolso del 100% de la compra, sin importar qué cantidad se encuentra en el envase o, dicho en otras palabras, sin importar cuánto de ese alimento o producto fue ingerido por el animalito.

Orange Tabby Cat on Brown Surface | Pixabay

El fabricante se apresura a unirse a este llamado, o incluso lo hace antes que la misma FDA, ya que necesita demostrar un “verdadero interés por la salud y la vida” de las mascotas (en realidad, de NUESTRAS mascotas), así como evitar las demandas que generalmente se le vienen encima…

Prácticamente no pasa un mes calendario sin que se efectúe al menos uno de estos “retiros de la venta”, y es aquí donde la cosa comienza a ponerse interesante. Veamos tan solo dos muy sonados ejemplos:

Durante los meses de marzo-abril del 2007, la FDA ordenó el retiro de la venta tal vez más grande de la historia de este país. ¿Fuente de consulta? Cómo no, acá la tenemos.

La razón principal fue el hecho de que “el 15 de marzo de 2007, el fabricante de alimentos para mascotas Menu Foods alertó a la FDA sobre 14 muertes de animales en los Estados Unidos: 4 gatos y 1 perro informados por los consumidores, y 9 gatos que murieron durante las pruebas de sabor de rutina realizadas por la empresa”, estas son palabras de la FDA.

CONTINUARÁ…