por Dr. Luis Kishon
drkishon@yahoo.com

N

os quedaba, entonces, la segunda de las opciones con respecto a la pregunta: ¿qué hacer cuando no le quedan al consumidor muchas alternativas al tratar de elegir el mejor alimento para su mascota?

Esta segunda alternativa es preparar los alimentos en casa. No nos sintamos apabullados por la idea: cientos de miles de dueños de mascotas en el mundo preparan ellos mismos los alimentos para sus animalitos. Se trata, en resumidas cuentas, de obtener distintos beneficios al mismo tiempo:

  • Salud para nuestras mascotas: partiendo de ingredientes conocidos por nosotros, sabremos perfectamente qué es lo que va a parar al estómago de nuestros mimados. Además, podemos preparar un producto hecho a la medida de las necesidades del animalito, según su edad, tamaño, tipo de actividad o estilo de vida.
  • Ahorro económico: ya que estaremos recibiendo a cambio de nuestro dinero los ingredientes de mejor calidad y no restos de materia prima de muy baja o dudosa calidad.
  • Al preparar nosotros mismos los alimentos estaremos evitando todos los agregados artificiales, como colorantes, saborizantes, preservativos, etc., cuya influencia en la salud de los animales no es del todo clara. Al mismo tiempo, estaremos evitando contaminaciones con materiales extraños en un alimento, como la melamina, el pentobarbital, etc.
  • El Internet está repleto de recetas caseras para la preparación de estas dietas. Como la mayoría de ellas son sugeridas por veterinarios (y estas son las que deberíamos buscar y utilizar) podemos dormir tranquilos, porque estaremos garantizando dietas bien balanceadas y de mejor valor nutricional versus el coste económico, que será mucho menor que en el caso de comprar alimentos comerciales.
  • Todo consiste en utilizar racionalmente nuestro tiempo: la mayoría de los dueños de mascotas que preparan los alimentos en casa suelen hacer raciones diarias una vez por semana y las congelan. Llegado el día en que se consumirán, se descongelan dentro del refrigerador.

Hay, incluso, personas que preparan las raciones para todo un mes, según las posibilidades individuales, reclutando muchas veces a toda la familia para convertir estas preparaciones en oportunidades ideales para la unidad y participación familiar.

Woman In Grey Top Hugging Brown Dachshund | Cong H

Consideramos que este importante tema no puede ser agotado en el marco de estas breves entregas, sino que, naturalmente, han quedado abiertas ciertas interrogantes. Entre ellas:

  • Sabemos que la FDA posee funciones de regulación sobre los alimentos, al igual que la AAFCO. No obstante, ninguna de las dos posee funciones orientadas a penalizar a los infractores, que se limitan a retirar los alimentos dañados y solicitar al público damnificado que envíe los alimentos al productor a fin de recuperar el dinero abonado, como si con esa actitud se liberaran de su responsabilidad criminal. ¿Qué hay con los que murieron?
  • ¿De qué manera puede el consumidor influenciar sobre los productores de alimentos a fin de obtener un producto final de la mejor calidad?

Dejaremos al lector la tarea de intentar encontrar algún tipo de respuesta a estas y otras dudas que hayan surgido como motivo de estas presentaciones.

Al fin y al cabo, de la polémica abierta pueden surgir algunas soluciones. Del silencio cómplice, tan solo obtendremos lo mismo que hasta ahora.