por R. Arosemena P.
rita@elfaroweb.com

La NFL hizo pública esta semana una nueva política que exige a los jugadores ponerse de pie durante el himno nacional, una medida que pondría fin a las protestas que iniciaron el año pasado por la repetida difusión de vídeos donde se ve a miembros de la policía disparando y golpeando a hombres negros desarmados.

La respuesta de algunos jugadores de la NFL ante los incidentes publicados en redes sociales ha sido arrodillarse durante el himno en la previa de cada encuentro o permanecer sentados, una actitud que ha sido ampliamente criticada por los fanáticos y también por el presidente Trump, quien insinuó que estos jugadores deberían ser deportados por comportarse de forma antipatriótica. “Tienes que ponerte de pie, con orgullo, para el himno nacional”, opinó el presidente. “De lo contrario, no deberías estar jugando, no deberías estar aquí. Tal vez, no deberías estar en el país”.

¿Dónde queda la primera enmienda?

La primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege los derechos individuales a la libertad, la expresión y el credo. Jugadores como Brandon Marshall, de los Broncos de Denver, se preguntan dónde queda el respeto a la primera enmienda en la nueva política de la NFL, a la cual se suman los comentarios “desagradables” del presidente Trump.

“Solo porque alguien decide protestar, ¿ahora tenemos que ser expulsados del país? Así no es como las cosas deberían funcionar”, dijo Marshall. El receptor de los Halcones Marinos de Seattle, Doug Baldwin, también reaccionó fuertemente a las palabras del presidente Trump: “Es un idiota. Claro y simple. Lo respeto porque es un ser humano, antes que nada, pero solo está siendo más divisivo, lo cual no es sorprendente”, respondió Baldwin a un periodista durante una rueda de prensa el pasado 24 de mayo.

A pesar de las discrepancias entre los jugadores y la intención de la NFLPA (Asociación de Jugadores de la NFL) de protestar en contra de esta iniciativa si lo considera necesario, los dueños de los equipos han aceptado la política propuesta por la liga nacional, de modo que quienes no deseen ponerse de pie durante el himno deberán permanecer en los vestidores.