La democracia es un sistema de gobierno caracterizado por defender la soberanía del pueblo y el derecho de elegir a sus gobernantes. Los gobernantes democráticos respetan la constitución de cada país.

La etimología de la palabra democracia es de origen griego, y se compone por la partícula dḗmos, que puede entenderse como “pueblo”, y krátos, que significa “gobierno, poder”. Por lo tanto, democracia se entiende como gobierno del pueblo o poder del pueblo. Hay, sin embargo, dos formas de democracia: directa y representativa. La primera se refiere a un sistema donde acude toda la población de una comunidad para votar determinadas decisiones; la segunda hace referencia al sistema más popular en la actualidad, en la que el pueblo elige un grupo de personas que los representarán en asambleas o congresos, y son ellos quienes tomarán las decisiones de estado.

Pros y contras de la democracia

Pros

  • Autonomía Individual: Nadie debe estar sujeto a reglas impuestas por otros. Las personas deben ser capaces de controlar sus propias vidas.
  • Igualdad: Todos deben tener las mismas oportunidades de influir en las decisiones que afectan a la sociedad.
  • Sucesión de poder: El hecho de que se elija periódicamente a los políticos impide que estos se queden demasiado tiempo en su cargo, por lo que siempre habrá una transición que da garantías para realizar un ejercicio democrático justo.
  • Oportunidades: Para muchos, el mundo de la política parece algo inalcanzable o que está reservado para unos cuantos, pero gracias a este sistema, cualquier persona tiene una oportunidad.

Entre otras ventajas, están la estimulación de la participación ciudadana, está permitida la utilización de mecanismos tales como el referendo (iniciativa popular) y la revocación de cargos, que resuelve pacíficamente ciertos problemas que pueden darse dentro de una sociedad.

Contras

  • Propicia la corrupción. 
  • División entre sociedades por pensar de formas distintas. Además, hay casos donde la elección es muy cerrada y una gran parte de la población queda inconforme con el resultado. 
  • Posible manipulación por parte de los candidatos.
  • El principio de mayoría en que se apoyan estos instrumentos pone en peligro los derechos de las minorías. 

¿Por qué puede ser contraproducente permitir que todos los ciudadanos voten?

Man Waving To The People | Asad Photo Maldives

Para la gran mayoría, la idea de la inclusión resulta atractiva a primera vista, pero si la analizamos con mayor profundidad, podemos encontrar algunas fallas.

Como ya se ha mencionado, una de las principales características de la democracia es que todos los votos valen lo mismo, lo que significa que todos tenemos el mismo valor político sea cual sea el nivel de formación.

Algunas personas son fácilmente manipuladas para modificar sus preferencias, y debido a la poca información a la son capaces de acceder por su cuenta, regalan (o venden) su voz y voto. Es más frecuente en ciudadanos de un bajo nivel educativo, pero también sucede en personas con poca iniciativa para analizar las propuestas de los candidatos con detenimiento y racionalizar.

Los votantes de la tercera edad también presentan un alto porcentaje de probabilidades de no entender lo que significa el poder del voto. Además, algunos tienen discapacidades físicas, por lo tanto, pedir asistencia puede ser potencialmente riesgoso y es posible que se violente su decisión.

Alternativas a la democracia

La democracia puede perfeccionarse, pero parece difícil sustituirla por algo mejor. Al menos hasta ahora, todas las alternativas a la democracia han consistido en limitaciones drásticas a la libertad e intentos de control público del poder. Aún así, algunas alternativas son:

  • Elección por sorteo: Montesquieu proponía que los cargos de presidente y vicepresidente deberían poder ser ocupados por cualquier persona que sepa escribir y leer, y que tenga una cierta edad. Esto provocaría, a criterio de Alberto Benegas Lynch, que la gente deje de hablar de la vida personal de los candidatos y se centre en cómo limitar el poder. En esas circunstancias, debido a que cualquier individuo podría ocupar el puesto, la ciudadanía debería resguardarse de cualquier desenfrenado que pueda llegar a ocupar la máxima posición de poder.
  • Secesión: Tal como lo indica Hans-Hermann Hoppe, si van a existir estados, que estos sean los más pequeños posibles. Un mundo con miles de localidades promovería el libre comercio, por ejemplo. En segundo lugar, es necesario contar con una moneda sólida y, por último, con prudencia gubernamental.

El régimen democrático pareciera estar en crisis, las distintas manifestaciones mundiales así lo muestran. En muchos países, la sociedad ha salido a las calles manifestando el desacuerdo con algunas decisiones gubernamentales. Ya se trate de temas como la seguridad o la educación, las poblaciones actuales demuestran mediante la organización una mayor voluntad de participación política, situación que debe ocupar a los gobernantes.