Las nuevas tecnologías han impactado el mundo empresarial en los últimos tiempos, uno de los aspectos que ha experimentado cambios es el estilo de vida del consumidor.

Llevamos actualmente una vida agitada, sin embargo, nos fijamos en distintos aspectos para decidir dónde y cómo adquirir un bien o servicio, esto incluye las tecnologías que emplean las empresas y cómo satisfacen las necesidades de los clientes, la conexión que establecen a través del marketing con sus emociones, sentimientos y necesidades.

Quien consume no se fija solamente en la correlación calidad/precio a la que antes estábamos acostumbrados. Esto obliga a los emprendedores a asumir los cambios como una fuente de oportunidades innumerables para generar múltiples beneficios y rentabilidad.

Por fortuna para los intrépidos, son varias las ideas que podemos manejar para incrementar ventas y fidelizar clientes.

El nombre sí importa

Empresas que hoy surgen deben nacer de ideas genuinas e innovadoras y sus nombres deben quedarse en la mente del consumidor para sobrevivir. Revisemos un poco los nombres que ninguno de nosotros puede sacarse de la cabeza cuando tiene hambre o calor: Pepsi, Coca Cola, McDonald’s.

En la película El Fundador, protagonizada por Michael Keaton (2016), se evidencia en un diálogo la importancia del nombre el día que los hermanos Dick y Mac McDonald vendieron su nombre: “¿Pero por qué quisiste comprar nuestro nombre? Pudiste copiar la receta y con eso bastaba”, y Kroc responde: “Mi negocio hubiese fallado, nadie nunca ha tenido ni tendrá éxito como McDonald’s, porque todo el mundo carece de una cosa que hace a McDonald’s especial”. El hermano quería saber qué era esa cosa, Kroc sonrió y dijo: “Ni siquiera tú sabes lo que es. Es más que el sistema, la rápidez… es el nombre, porque McDonald’s suena bien, suena americano, puede ser lo que quieres que sea. ¿Tú comerías en un lugar llamado Kroc? Es un nombre sombrío… ¿Hamburguesas Kroc? Eso no suena, es muy oscuro. Pero McDonald’s es una belleza”.

Por lo tanto, un nombre debe ser encantador, no solo representar el producto sino quedarse en la mente y el recuerdo de quienes lo visitan o adquieren. En tiempos de cambios, como este, el nombre de una empresa debe indicar acción, como el slogan de la empresa de calzado Nike: Just Do It (Hazlo).

Crear un Plan de Negocios que rompa el molde

Las empresas, para establecer un plan de negocios viable, deben evaluar el capital humano, estructural y relacional que poseen, pero su aplicación e implementación debe ser totalmente distinta a la de hace algunos años. Esta última década han surgido metodologías de plan de negocios que traen consigo herramientas para la planeación y creación de empresas. Lean StartupBusiness Model Generation y Customer Development son algunas de las nuevas metodologías para desarrollar negocios.

Emprender en equipo

Un adagio africano afirma que “si quieres llegar rápido, puedes ir solo, pero si quieres llegar lejos debes ir acompañado”. Emprender en solitario ya pasó de moda, ahora el mundo requiere equipos de emprendedores apasionados, adaptables y dispuestos a darlo todo por sus proyectos. Expertos afirman la importancia del trabajo interdisciplinario para generar respuestas en servicios y bienes que brinden mayor satisfacción a los consumidores.

Crear comunidades virtuales

Las empresas del siglo XXI, al contar con un equipo interdisciplinario dispuesto a aprovechar el alto potencial que poseen las redes sociales y las comunidades virtuales para facilitar el comercio e intercambio con los consumidores, tendrán un mayor impacto, alternativas de crecimiento, expansión y diversificación. Dentro de esta tendencia, vemos surgir nuevos conceptos como el co-working, el networking, el crowdfunding, el crowdsourcing, entre otros. Todos orientados hacia el aprovechamiento del poder colaborativo.

Emprender proyectos más allá de las fronteras

La globalización, las TIC’s y el internet han abierto paso a un mundo sin fronteras, por ello los proyectos deben poseer un alcance global y no limitarse a un pequeño segmento de consumidores. Solo es cuestión de adecuar las empresas para afrontar el reto de romper las barreras geográficas, convertirse en negocios perfectamente escalables y permitir llegar a clientes de todo el mundo.

Empresas responsables, verdes y sustentables

De acuerdo con la Comisión Global sobre Economía y Clima, hoy en día las empresas son pieza clave para impulsar el crecimiento y reducir las emisiones de carbono. Los acuerdos adoptados por los líderes mundiales en la Cumbre de Paris de 2015 enviaron un mensaje claro a las empresas y los mercados del mundo: un futuro con bajas emisiones de carbono está en camino.

Por este motivo, el desafío de las empresas modernas es desarrollar un plan sustentable de responsabilidad social, amigables con el medio ambiente, de lo contrario, solo formarán parte de la larga lista de compañías que desaparecerán porque no se adaptan a los cambios del entorno.

Ahora bien, ¿por qué apostar por los negocios verdes? Sencillamente porque el mundo está cambiando y el ser humano es el principal causante de lo que está sucediendo: emisión de dióxido de carbono en descomunales proporciones que favorece al calentamiento global, deforestación, contaminación y poca o nula conciencia de reciclaje, entre otros factores que dañan nuestro hogar.

Si tu proyecto de negocios genera un impacto ambiental negativo, entonces deberías replantear muchas cosas porque el mundo actual se preocupa cada vez más por el cuidado del medio ambiente y el consumidor moderno está dispuesto a rechazar cualquier marca o producto que ponga en riesgo un ambiente sano.

En Estados Unidos, según el portal Expoknews, para el 2015 las 20 empresas más responsables según los consumidores fueron: Toms, Microsoft, Starbucks, la Cruz Roja Americana, Walmart, Google, entre otros.