Muchos norteamericanos rechazan la presencia de la comunidad latina, incluyendo al presidente Trump, quien en las últimas semanas ha amenazado con iniciar deportaciones masivas a indocumentados.

La verdad es que los latinos tienen mucho que aportar al país, según un informe de Kenan Institute of Private Enterprise. Los empresarios inmigrantes y las empresas que han fundado agregan un valor importante a los Estados Unidos, ya que crean nuevos empleos y elevan el ingreso de impuestos corporativos. 

En dicho informe, explican cómo el espíritu empresarial es importante en la economía del país: “las investigaciones muestran que las nuevas empresas y las empresas jóvenes son fundamentales para la creación de empleos en los Estados Unidos. Entre 1980 y 2010, el número bruto de empleos creados por todos los establecimientos promedió 16.3 millones”

Cortesía de Pexels.com

En las últimas décadas, el ámbito empresarial de los nativos se encuentra en declive, lo que se traduce en una disminución de nuevas empresas y que las empresas existentes de alto crecimiento han experimentado un descenso en la generación de nuevos empleos.  

Debido a esto, los inmigrantes juegan un papel significativo. Los autores del informe hacen mención a una serie de estudios en donde demuestran que los inmigrantes parecen ser más emprendedores que los nativos:

 “el análisis de las tendencias ocupacionales de los inmigrantes indica que en muchos países desarrollados, incluidos los Estados Unidos, los inmigrantes tienen tasas más altas de propiedad comercial en comparación con los ciudadanos nacidos en el país”. 

En los estados con mayor población de inmigrantes como Nueva York y California, los inmigrantes de primera generación son responsables de más del 40% de las empresas locales. Además, los investigadores citan un estudio dirigido por Fairlie y Lofstrom en 2015, donde se evidencia que los inmigrantes representan hasta un 18.2% de los dueños de negocios de todo tipo de empresas, incluidas firmas incorporadas, no incorporadas, empleadores y no empleadores. 

Y no solo eso, otro estudio citado en el informe dirigido por Kerr & Kerr en el 2018 apunta que las empresas propiedad de inmigrantes representaron el 13.5% en 2007 y el 14.4% en 2012 de los empleos en los Estados Unidos. Todo esto es equivalente a emplear alrededor de 16 millones de personas. 

Los negocios latinos y las actividades comerciales constituyen importantes aspectos de la presencia y formación de los latinos en Estados Unidos a nivel político, comunitario y de grupo. Se ha desarrollado esta presencia que inició con actividades comerciales, agrícolas, de construcción y que se se ha ido expandiendo a bienes raíces, entretenimiento, pequeñas empresas y grandes corporaciones de propiedad de latinoamericanos en Estados Unidos. 

Los emprendedores empresariales latinoamericanos han abierto mercados, creado fuentes de empleo e iniciado el liderazgo político latino en la nación e incluso han sido los promotores de las relaciones comerciales con Latinoamérica.

Cortesía de Pexels.com

Todo esto tiene un impacto no sólo en el ámbito económico, sino también en los trabajadores estadounidenses. Muchos norteamericanos debaten si la presencia de latinoamericanos realmente “excluye” a los trabajadores nativos. Los efectos secundarios de los emprendedores inmigrantes sobre sus contrapartes nativas suelen ser positivos. Según los autores, la influencia de estos empresarios da un impulso a la innovación de Estados Unidos. Un estudio dirigido por Bernstein en el 2018, menciona que el 30% de la producción innovadora de Estados Unidos se puede atribuir a los inmigrantes. 

“Estos hallazgos sugieren que en esta nueva era de la competencia mundial de talentos, existen políticas específicas que los Estados Unidos pueden implementar para beneficiarse más de los inmigrantes altamente calificados y fomentar el crecimiento económico empresarial asociado”

A pesar de los hallazgos sobre la importancia de los inmigrantes dentro del país, aún existen limitaciones para que los emprendedores altamente calificados obtengan una visa que les permita ingresar. Entre las recomendaciones de los autores se encuentra “proporcionar una visa para empresarios inmigrantes con un nivel suficiente de financiamiento externo y cuidadosamente documentado para sus empresas”.