Entre el sesenta y cinco (65) y noventa (90) por ciento de las empresas del mundo son familiares.

Por lo general, se piensa que las empresas familiares son organizaciones pequeñas y en varias oportunidades se les confunde con las Pequeñas Y Medianas Empresas, llamadas PYMES. Sin embargo, no todas las PYMES son empresas familiares así como tampoco todas las empresas familiares son pequeñas y medianas empresas.

Según Jack Fleitman, autor de “El Libro del Emprendedor”, en el mundo las empresas familiares son un pilar fuerte en la economía de las naciones. Solo en México los negocios familiares representan más del 80% del total de las empresas existentes.

Emprendiendo en familia: pros y contras

Las ideas de emprendimiento de negocios, especialmente en Latino América, surgen todos los días, pero llevar esas ideas a la práctica no es tarea fácil. Mucho más cuando las iniciativas son iniciadas de forma individual, con poco apoyo social y económico. Por ello, han surgido con éxito las empresas familiares para emprender ideas de negocio, contar con la facilidad de tomar decisiones más convenientes y rápidas, gracias a ventajas como la relación familiar y el conocimiento compartido entre los socios o familiares.

Unos de las mayores inconvenientes de trabajar en familia es que los problemas domésticos son trasladados a la empresa, o al contrario, los problemas del negocio son llevados a la familia.

Pero los negocios en familia no son perfectos, hay un alto índice de fracaso de empresas familiares a nivel mundial. De cada 100 empresas familiares que se crean, solo 30 llegan a la segunda generación, es decir los hijos de los fundadores, y solo 10 de esas empresas logran mantenerse funcionando en la tercera generación (los hijos de los hijos fundadores de la empresa).

¿Qué está sucediendo en las empresas familiares? Fleitman afirma que trabajar en familia puede ser una experiencia reconfortante o frustrante a la vez. Eso dependerá de las características del comportamiento de sus integrantes.

La idea de negocio puede ser la mejor del mundo, pero si no elegimos bien quienes serán los socios en el emprendimiento, se puede llegar a fracasar fácilmente. Por naturaleza, no tenemos muchas opciones para elegir quienes deben ser nuestra familia, pero sí tenemos muchas opciones para elegir quienes serán nuestros socios, sean familiares o no.

¿Cómo sobrevivir al emprendimiento familiar?

Como se mencionó al inicio, las empresas más rentables en Latino América, como es el caso de México, son las familiares. Toda empresa familiar se traza dos tipos de objetivos: los objetivos empresariales y los objetivos familiares.

Emprender en familia puede impulsar el éxito de nuestro negocio si manejamos adecuadamente los factores involucrados.

Los empresariales van enfocados al crecimiento y rentabilidad de la empresa. Los familiares se trazan para heredar la empresa a la próxima generación, incluyendo e incorporando progresivamente a los familiares como directivos, trabajadores o asesores. Para ello, quien lidere la empresa debe ser un excelente gerente y mejor familiar. En los dos roles, el factor de éxito se encuentra en la forma de manejar la comunicación, tanto en la empresa como en la familia. 

Los consejos de los expertos para el emprendimiento familiar son muy claros:

  • Mantener e institucionalizar un plan de negocio por encima del plan de familia. 
  • Contar con un protocolo o procedimiento familiar para tratar los problemas de la empresa. 
  • Definir claramente las políticas organizacionales, tales como los procesos de transparencias, sistemas de información, rendición de cuentas y responsabilidad social.
  • Institucionalizar las funciones y cargos en la empresa; quienes las ejercerán, según la preparación, formación y perfil social y profesional.
  • Cultivar valores y principios familiares que permitan proyectar la empresa de forma competitiva y perdurable en el tiempo, generación tras generación.

Por último, es necesario resaltar que el éxito de cualquier emprendimiento familiar no lo garantiza ni la idea de negocio ni el dinero, sino la familia.