por R. Arosemena P.
rita@elfaroweb.com

 

 

 

Recuerdo cómo hace un par de años era imposible abrir una nueva pestaña en el navegador web sin encontrar una fila de anuncios de ofertas de empleo desde casa.

¿Es usted ama de casa?” ¡Trabaje desde la comodidad de su hogar y genere ingresos de USD 2,000 al mes! Trabaje en pijamas… Trabaje mientras atiende a sus hijos… Trabaje y sea su propio jefe…”

La razón principal por la que muchas personas dejaron de prestar atención a este tipo de anuncios con el tiempo es que un gran porcentaje de ellos resultó ser una estafa, y muchos perdieron dinero o vieron comprometidas sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito al momento de inscribirse en supuestos cursos en línea, bases de datos y escuelas que prometían enseñarles a emprender desde casa con utilidades difíciles de rechazar.

Gran parte del problema con las estafas por internet se debe al desconocimiento e ineficacia para evaluar la credibilidad de una fuente informativa. La red es un mar inmenso repleto de peces inofensivos y tiburones con hambre de claves de seguridad y números de cuenta.

Imagen CC0 Bruce Mars

En 2016, el FBI reportó pérdidas por más de $1.3 billones de dólares a causa del cibercrimen, y de acuerdo con el reporte anual publicado el año pasado por Herjavec Group, se espera que en el 2021 esta cifra aumente a pérdidas anuales por más de $6 trillones de dólares.

Tomando en cuenta los antecedentes y las proyecciones, es entendible que muchas personas reaccionen de forma negativa ante la idea de aplicar a un empleo o negocio por internet. La pregunta del millón es en qué punto pasamos de la prevención al desaprovechamiento de oportunidades, y qué tan cierto es que cualquier persona puede trabajar desde casa y generar ingresos estables con un solo clic.  

El mito de trabajar desde casa no es un mito después de todo

Trabajar por internet desde casa es una realidad. Cualquier persona con conexión a internet y un computador que funcione puede hacerlo, aunque esto no quiere decir que todas las alternativas disponibles sean rentables.

Las opciones más comunes, que suelen protagonizar los anuncios publicitarios cuando ingresamos a una página web, son las encuestas pagadas y las plataformas multi-tarea. En ambos casos, el trabajo consiste en cumplir una asignación específica en un periodo de tiempo determinado, por lo cual recibimos un pago en efectivo o moneda electrónica, puntos canjeables o vales de regalo.

No es algo de lo que vayamos a vivir cómodamente o mantener una familia, pero sí un apoyo extra que puede venir bien como un ahorro programado a fin de año.

Imagen CC0 Public Domain Pictures

Otra opción común que ha venido tomando impulso últimamente son las vacantes de empleo para recibir llamadas telefónicas en casa y asesorar clientes en el extranjero, también conocido como tele mercadeo en remoto. Es una buena alternativa para las personas que disponen de una cantidad considerable de horas al día para mantenerse en línea, ya que el pago suele depender del número de llamadas atendidas o ventas concretadas.

Los asistentes virtuales (algo parecido a una secretaria en remoto) son otro tipo de oportunidad de empleo que a menudo vemos en anuncios, páginas web y clasificados. Normalmente, se trata de empresas de múltiples servicios que prefieren contratar personal a larga distancia para reducir costos.

Las tareas suelen ser elaborar y actualizar bases de datos, contactar clientes, capturar datos de compradores potenciales, agendar citas, escribir notas de prensa y correos electrónicos, redactar informes…

El freelancing: una opción válida y segura

Finalmente, de todas las opciones disponibles en la red, ser un freelancer es la mejor alternativa para quienes poseen habilidades en campos específicos compatibles con las nuevas tecnologías de la información y comunicación (diseñadores gráficos, redactores creativos, desarrolladores web, programadores, diseñadores 3D…)

El freelancing consiste en ofrecer servicios profesionales de manera independiente a través de internet. Para ello, existen páginas que sirven como intermediarios entre quienes ofrecen un servicio y quienes lo contratan (la más reconocida a nivel mundial es Freelancer.com, fundada en 2009 y con más de 27 millones de usuarios registrados).

El principio de todas las plataformas de freelancing es el mismo: servir de enlace entre profesionales y empleadores (al igual que una bolsa de empleo, pero de alcance mundial) y ofrecer una plataforma segura para el depósito y liberación de pagos, a cambio de una comisión que puede variar.

La ventaja de las plataformas de freelancing es que hacen el proceso más sencillo y conveniente, no sólo porque existe garantía de que recibiremos nuestro pago una vez finalizado el proyecto, también porque, a medida que completamos trabajos, acumulamos valoraciones que nos permiten construir un perfil profesional sólido en la red.

De este modo, es mucho más fácil ganar futuros proyectos y emprender una carrera estable.

¿Vale la pena trabajar desde casa?

La economía freelance ha crecido a pasos agigantados en los últimos años. De acuerdo con un reporte publicado por la compañía de pagos internacionales Payoneer, más de un tercio de la fuerza laboral en los Estados Unidos se compone actualmente de trabajadores independientes en remoto, y se espera que las cifras crezcan en los próximos años.

El freelancing puede ser una opción de empleo altamente rentable, en especial porque no existe un límite para los ingresos que pueden generarse. Además, los independientes pueden manejar múltiples proyectos a la vez y así aumentar utilidades a corto plazo, ya que las plataformas no establecen ningún tipo de límite en este aspecto. Imagen CC0 Fancycrave.com

De hecho, de acuerdo con la encuesta efectuada por Payoneer, el 80% de los freelancer trabajan en 1 a 3 proyectos a la vez, con un flujo de trabajo semanal de 30 a 50 horas e ingresos de aproximadamente $19 dólares la hora, en un contexto global.

El panorama cambia positivamente para los freelancers en los Estados Unidos.  De acuerdo con el reporte de Payoneer, los independientes facturan, en promedio, $31 dólares la hora, un 17% más que un empleado de tiempo completo trabajando para una empresa cualquiera.

Las estadísticas del reporte se basan en los datos de 21,000 freelancers de 170 países, entre ellos: escritores creativos, diseñadores, estrategas de marketing, asistentes de recursos humanos, asesores financieros, programadores, especialistas en IT, ingenieros y asesores legales.