Emprender es una tarea difícil para cualquiera, no todas las personas tienen la capacidad de dirigir un nuevo proyecto o la perseverancia para llevarlo a cabo. Sin embargo, el entorno también es un factor de importancia. América Latina se ha considerado la tierra de las oportunidades durante muchos años, aunque en la actualidad algunas cosas hayan cambiado, la mentalidad emprendedora de la región permanece. 

Algunos expertos aseguran que uno de los problemas de América Latina es que las empresas por lo general son pequeñas y surgen por necesidad, no por oportunidades. También aseguran que no toman riesgos y no buscan la innovación, como en las regiones orientales. 

Ventajas

1. Cambiar paradigmas

Anteriormente se creía que para tener éxito en un negocio, se debía tener más de 40 años de edad y una gran experiencia en finanza. Actualmente, los jóvenes tienen mayor entusiasmo a la hora de emprender y son muchos los ejemplos de que no se necesita ser profesional para crear un negocio funcional. Con tantas innovaciones en el mundo de la tecnología, se puede romper el esquema tradicional que se mantiene en Latinoamérica. No solo estarán generando ingresos gracias a sus negocios, sino que también estarán colaborando con la economía del país. 

2. Aumentar la competitividad de la región

Una región con actitud emprendedora eleva su productividad y mejora la eficiencia de sus operaciones constantemente. 

Ser un nuevo emprendedor en Latinoamérica significa que naturalmente puedes aumentar la competitividad de la región. Servirás de ejemplo ante otras personas con potenciales ideas y darás a ver que existen formas de hacer negocios sin morir en el intento. 

3. Carencia de competencia

A falta de negocios y empresas, hay mayores oportunidades y diversas áreas que trabajar. Existe mayor oportunidad de posicionarse como número uno con facilidad. Los extranjeros lo saben, por eso dedican tiempo e invierten dinero en proyectos dentro de la región.

Desventajas

1.  Aspecto financiero

Esta es una de las restricciones más importantes al momento de crear una empresa. Los emprendedores de Latinoamérica tienen mayores limitaciones a la hora de financiar un nuevo proyecto. A pesar de que los ahorros personales siguen siendo la principal fuente de financiamiento en todas las regiones del mundo, el acceso a recursos externos es más difícil en Latinoamérica y proporciona una plataforma más débil para la creación de empresas.

2. Burocracia

En muchos países latinoamericanos lleva mucho más tiempo registrar empresas que en otros países como Estados Unidos o regiones asiáticas. Argentina ocupó el primer lugar en un análisis de TMF Group para determinar el Índice Global de Complejidad, seguido de Colombia, México y Brasil.

3. Aceptación social

Las costumbres y tradiciones de la región están marcadas por patrones culturales antiguos. Por lo tanto, es un poco complicada la aceptación de algunas ideas puesto que trae cambios en la población general.