Envenenamiento con plomo: el drama de la vivienda militar

0
107
vivienda militar

Hace una semana, Reuters publicó un reporte que denuncia la problemática del envenenamiento con plomo en bases militares estadounidenses, entre ellas, la base Fort Benning situada entre Georgia y Alabama.

Fort Benning ha alojado generaciones de oficiales del ejército desde su apertura en 1918, y es ampliamente conocida por ser una comunidad militar donde la mayor parte de su población son miembros activos del ejército, que residen ahí con sus familias, o bien militares retirados.

La privatización de la vivienda militar en los Estados Unidos se dio como una sociedad entre compañías de bienes raíces y el ejército norteamericano, con el objetivo de garantizar un espacio seguro y libre de amenazas para los miembros de la armada y sus familiares; sin embargo, los casos de envenenamiento con plomo, que han afectado gravemente la salud de los niños, ha empañado la reputación de los proyectos de vivienda militar.

En 2012, exámenes médicos realizados al pequeño hijo del Coronel J. Cale Brown arrojaron altos niveles de plomo en sangre, que eventualmente revelaron la presencia de al menos 113 focos en el hogar que contenían pintura con plomo, entre ellos, algunos expuestos o desmoronándose.

Las pruebas toxicológicas anticiparon una inversión aproximada de $26,150 dólares en reducción de plomo, así que la compañía decidió mudar a la familia Brown a la casa de al lado. Por desgracia, el daño estaba hecho: el hijo del Coronel (de ahora 8 años) fue diagnosticado con un trastorno del desarrollo a la edad de dos años, ocasionado por la intoxicación con plomo, lo que ha obligado a la familia a invertir grandes sumas de dinero en terapias para lidiar con sus problemas de hiperactividad, interacción social y dificultad para hablar.

Aunque el caso de la familia Brown ocurrió hace más de 7 años, las condiciones en bases militares alrededor del país no han cambiado. Muchas conservan aún pintura con plomo (en especial, las casas viejas) y los edificios carecen de un proceso de monitoreo y mantenimiento adecuado.

Parte del problema ha sido el voto de silencio de las familias afectadas y el secretismo del ejército. El reporte especial de Reuters es el primero en revelar públicamente el estado actual de los hogares militares en Fort Benning, con apoyo de pruebas geoquímicas diseñadas por la Universidad de Columbia.

“Se examinaron cinco casas en Benning (…) Las cinco contenían niveles amenazantes de pintura con plomo deteriorada al alcance de los niños, en una ocasión, excediendo el umbral federal por un factor de 58”.

Casos similares de intoxicación con plomo en niños han sido reportados, de acuerdo con datos del ejército, en bases militares de Luisiana, Kansas y Texas, con aproximadamente 1,050 pequeños afectados entre 2011 y 2016.

Darlena Brown, esposa del Coronel Brown, asegura que Villages of Beginning, compañía encargada de mantener en buen estado cerca de 500 casas históricas en Fort Benning y controlar los niveles de plomo, asbesto y otros riesgos para la salud, le dijo en 2011 que no debía preocuparse por la pintura con plomo y que nunca habían tenido ningún problema con eso.

Luego de la publicación hecha por Reuters, cuatro senadores realizaron una petición formal al ejército para que detalle las medidas preventivas que han sido tomadas para garantizar la salud de los miembros de la armada y sus familias alojadas en bases militares.

La carta enviada al ejército fue firmada por los senadores demócratas Tim Kaine y Mark Warner, y los senadores republicanos David Perdue y Johnny Isakson.