Había una vez un dólar…

0
244
el dolar

Hace un par de semanas, los medios de comunicación comenzaron a hacer eco de una extraña e inquietante posibilidad: la intervención del gobierno estadounidense en el valor del dólar.

Presuntamente, el presidente Trump estaría interesado en evitar que el dólar continúe fortaleciéndose en el mercado de divisas, una estrategia que, a su parecer, China y la Unión Europea han estado poniendo en práctica durante mucho tiempo para favorecer su competitividad comercial. Mientras tanto, “el dólar estadounidense sigue aumentando sus tasas de interés y haciéndose más y más fuerte con el pasar de los días”, publicó Trump en su cuenta de Twitter el 20 de julio.

No obstante, algo parece haber cambiado en el último mes, ya que luego de haber expresado públicamente su descontento en relación con un dólar de alto valor, el presidente de los Estados Unidos dijo que los inversores estaban poniendo dinero en las arcas del estado y que la economía estaba “mejor que nunca”, con las compañías ganando “más dinero que nunca” la inflación en un nivel muy bajo y el optimismo en los negocios “más alto de lo que jamás había estado”, todo gracias a un dólar fuerte y estable.

La moneda estadounidense ha subido cerca de un 5 por ciento en lo que va del año, superando a un gran número de divisas, y no parece haber una razón lógica para intervenir en su valor en las condiciones actuales. Además, los economistas consideran que el presidente Trump no debería ni siquiera intentarlo, básicamente porque una intervención unilateral violaría demasiados acuerdos y sería combatida por el Tesoro.

Cualquier intervención de divisa en los Estados Unidos es regulada por la Reserva Federal y la comunidad internacional, que incluye el Fondo Monetario Internacional, y ninguno de ellos permitirá que un presidente influya tan fácilmente en el valor del dólar solo porque le parece buena idea (y en especial cuando la moneda atraviesa un gran momento).

Incluso el asesor económico del gobierno, Larry Kudlow — quien también fuera consejero económico del ex presidente Ronald Reagan durante su primera administración — dijo la semana pasada a CNBC que “el dólar rey, el dólar fuerte, es un dólar constante, un signo de confianza”, y que el dinero está fluyendo hacia los Estados Unidos de manera fantástica.