INTERNET: LA ÚNICA FORMA DE SOBREVIVIR A MADURO

0
339

El salario mínimo en Venezuela ha sido modificado en 19 ocasiones luego de haber sido electo el presidente Nicolás Maduro, el 14 de abril de 2013. La última modificación fue publicada el 21 de junio del año en curso, y representa un incremento integral del 103%: de Bs. 1.000.000, el salario mínimo pasó a ser de Bs. 3.000.000, mientras que el bono de alimentación que ofrece el gobierno a los ciudadanos pasó de Bs. 1.555.500 a Bs. 2.196.000.

Aunque este incremento en el mínimo podría ser muy sustancioso para cualquier otra economía latinoamericana, la situación en Venezuela es muy distinta: con un mercado dolarizado, el sueldo en la República alcanza para muy poco, y equivale a cerca del 5% de la canasta básica o menos.

De hecho, el salario mínimo en Venezuela sigue siendo uno de los más bajos del mundo y, por mucho, el más bajo de América Latina.

“No sirven los aumentos. Ganamos en bolívares y gastamos en dólares”

Juan sigue viviendo y trabajando en Venezuela, a pesar de lo mucho que le han insistido amigos y familiares para que salga del país. Las cosas no son tan fáciles en este momento para emigrar, dice; por un lado, no es conveniente salir del país sin un colchón financiero lo suficientemente robusto, además, parte de su familia se niega a dejar Venezuela y eso lo detiene.

“No soy capaz de dejarlos aquí. Y también está el tema de dónde emigrar, porque al principio estaba Colombia, pero sabemos que allá la cosa está difícil también y no somos muy bien recibidos, se fue demasiada gente para allá. En Chile, según me han dicho, tampoco nos quieren mucho, ni en Panamá…”.

Juan sabe que hay opciones en países más lejanos, pero el costo económico de desplazarse más allá de Costa Rica, o cruzar el océano y buscar suerte en Europa, es demasiado alto para alguien que gana en bolívares y gasta en dólares.

“Es como si vivieras en otro país con el salario de Venezuela, no sirven los aumentos. Ganamos en bolívares y gastamos en dólares. Para tener una vida digna aquí, el salario debería ser de $150 dólares mensuales, al menos”.

De momento, la única esperanza de Juan es internet y las oportunidades que ha podido encontrar en línea para generar ingresos extras (en dólares) y reunir dinero suficiente para salir del país con su familia.

“Trabajo en una empresa aquí en Venezuela, pero es más bien un sueldo simbólico. Internet me ayuda mucho porque tengo clientes de otros países (soy freelancer) y me pagan en dólares o en euros. Eso aquí es una bendición. Espero muy pronto tener suficiente para irme y llevarme a los que tengo aquí”.