EL 4 DE JULIO DE TRUMP ES EL 21 DE MARZO PARA LOS INMIGRANTES

0
271

El pueblo estadounidense celebra el 4 de julio como el Día de la Independencia desde 1941 – aunque, históricamente, el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, creía que la fecha correcta debía ser el 2 de julio, cuando el Congreso Continental votó a favor de la separación de 13 colonias del imperio británico.

Miles de personas se reúnen cada verano para celebrar el nacimiento de los Estados Unidos como nación soberana, y en todo el país abundan los eventos especiales, desfiles y fuegos pirotécnicos.

Para los latinos que residen en los Estados Unidos y los latinos estadounidenses (es decir, descendientes de hispanos nacidos en el país), el 4 de julio puede llegar a ser una fecha tan importante como para cualquier otro norteamericano; algo que no pueden decir los más de 60,000 refugiados cuya petición de restablecimiento ha sido rechazada bajo la administración de Donald Trump.

En realidad, podría decirse que este 4 de julio ha sido, para los inmigrantes, la perpetuación de un 21 de marzo eterno (Día Internacional contra la Discriminación Racial).

“Tolerancia, inclusión y respeto por la diversidad” es la consigna de las Naciones Unidas para combatir la discriminación y promover una sociedad unida, preocupada por la defensa de los derechos humanos. La mala noticia para los inmigrantes que decidieron cruzar la frontera es que, para el gobierno del presidente Trump, nada de esto parece ser importante.

Cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados comprueban que los Estados Unidos ha reducido la concesión de asilos en el último año más que ningún otro país en el mundo.

Los días en que las víctimas de la violencia, persecución política, sexual o religiosa podían sentir alivio al pisar territorio estadounidense han terminado. El Acta del Refugiado fue aprobada en 1980, y desde entonces los Estados Unidos acogió cerca de 3 millones de personas forzosamente desplazadas de sus países de origen. Luego del 11 de septiembre de 2001, el número de refugiados reestablecidos disminuyó consistentemente, y las acciones del gobierno señalan que el presidente Trump está de acuerdo con esto.

Durante el primer año de mandato de Donald Trump, los Estados Unidos aceptó el restablecimiento de 33,000 refugiados, una cantidad mínima en comparación con hace dos años, cuando la presidencia de Barack Obama reestableció cerca de 97,000.

A nivel mundial, el número de refugios reestablecidos el año pasado fue de 103,000: 70,000 más que durante el estreno de la administración Trump

Las cifras indican que, por primera vez en la historia, la presencia de refugiados en los Estados Unidos fue menor que en el total de países restantes a nivel mundial (aunque sigue siendo la nación con mayor presencia de asilados). Le siguen Canadá, con 27,000; Australia, con 15,000, y Reino Unido, con 6,000. Suecia, Alemania, Noruega y Francia sumaron 3,000 refugiados reestablecidos cada uno.

De momento, el gobierno ha situado el techo de refugiados para el año fiscal 2018 en 45,000 personas, con una importante disminución en el número de musulmanes admitidos. Entre el 1 de octubre de 2017 y el 31 de marzo de 2018, los cristianos representaron un porcentaje mucho mayor de refugiados que los musulmanes: 63% vs. 17%. En comparación, durante el año fiscal 2017, los cristianos representaron el 47% y, los musulmanes, el 43%.

Durante el último año de la administración Obama, los musulmanes fueron mayoría: 46% vs. 44%.