por Gina M. Fraga
Abogada de Inmigración

 

 

 

Un mega operativo de la ICE (Agencia de Inmigración y Aduanas, por sus siglas en inglés) causó el arresto de 114 trabajadores de una empresa de jardinería este mes en Ohio. Testigos aseguran que más de 100 agentes de inmigración “se pusieron de acuerdo para tender una trampa” a los inmigrantes con el propósito de capturarlos.

Aunque usted no lo crea, los agentes encubiertos utilizaron donas para atraer a los trabajadores y, segundos más tarde, los detuvieron a todos, incluso a ciudadanos estadounidenses.

Las cámaras de seguridad captaron el momento en que docenas de agentes derrumbaban puertas y arrestaban a toda persona que allí se encontraba. Los agentes detuvieron e interrogaron a todos los trabajadores incluyendo ciudadanos que, luego de probar su estatus legal, fueron dejados en libertad. Esta redada pasa a ser una de las operaciones más grandes registradas en los últimos años, y forma parte de la dura campaña de la administración del presidente Trump para terminar con la inmigración ilegal.

La investigación de este negocio de jardinería comenzó en octubre del 2017 cuando la Patrulla Fronteriza (CBP) arrestó a una mujer que vendía documentos de identidad robados a indocumentados en busca de empleo en el país, dijo Steve Francis, jefe de la Unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional de la Agencia de Inmigración y Aduanas en Detroit.

Similarmente, entre el 18 y 22 de marzo de este año, ICE detuvo a 271 personas en un mega operativo simultáneo en la Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Según el comunicado de ICE, la operación estuvo dirigida con el propósito de encontrar a delincuentes extranjeros en una acción coercitiva contra “personas que representan una amenaza para la seguridad pública y aquellas con violaciones a las leyes nacionales de inmigración”. Sin embargo, se dio a conocer por la prensa que, entre los detenidos, se encontraba un joven con Síndrome de Down que ha estado residiendo en los Estados Unidos por más de 16 años y un sin número de padres y madres solteras.

El alza de la frecuencia de estos mega operativos de ICE ha causado miedo y tristeza en nuestra comunidad. Lamentablemente, la mayoría de las veces los más afectados han sido los niños que se quedan desamparados cuando sus padres son detenidos. Reportes de líderes comunitarios, maestros y otros familiares han revelado que muchos niños han sido víctimas de estas redadas al quedarse en la escuela sin una persona responsable que pueda recogerlos, o se han quedado a cargo de los vecinos.

Estos niños quedan a su suerte por un tiempo promedio de uno a tres meses en lo que sus padres logran obtener fianza por un juez de inmigración, salir del país voluntariamente o bajo una orden de deportación. Sin embargo, mientras existen alternativas a la detención, como el programa de supervisión intensiva (grillete) y había existido una póliza de utilizar este programa para los jefes de familias o padres, ya no es el caso.

Por esta razón, es extremadamente importante que los padres que residen en los Estados Unidos actualmente sin estatus legal se preparen en caso de ser víctimas de una redada laboral o un arresto por inmigración. Usted debe tener un plan de acción en caso de que el jefe de la familia o los padres falte:

Primero, debe obtener un documento legal debidamente notariado otorgándole el poder o custodia temporera a una persona de confianza, debe entregarle una copia de dicho documento a la persona autorizada y debe notificar o hacer los cambios necesarios en la escuela de sus niños. Segundo, debe tener y guardar en su casa (no a la mano ni en la calle) los pasaportes vigentes de toda la familia. De esta manera, y de ser necesario, la persona autorizada puede sacar a sus niños de los Estados Unidos para ser reunidos con usted en su país. Tercero, debe tener dinero ahorrado para poder pagar una fianza inmigratoria si es otorgada por el Juez. La ley de inmigración establece que la fianza mínima es de $1,500.00, sin embargo, los abogados de inmigración tenemos conocimiento que las cantidades que están siendo aplicadas actualmente están entre los $5,000 y $25,000 dólares.

Recuerde que si usted está detenido no va a poder tener acceso directo a su cuenta de banco y, por lo tanto, debe dejar firmado un documento bancario que autorice a una tercera persona a acceder a su cuenta.

Finalmente, si usted es víctima de una redada laboral o un arresto inmigratorio, debe permanecer calmado y limitar la información que usted le provee a los agentes de inmigración. Recuerde que usted tiene ciertos derechos, aunque esté indocumentado en este país, y permanecer callado es uno de ellos. Las leyes de inmigración establecen que la agencia de inmigración tiene que probar su nacionalidad antes de poder ser deportado. Si usted tiene su pasaporte, tarjeta de identidad o admite verbalmente su origen natal, los agentes de inmigración van a utilizar esta información en su contra para comenzar o continuar el proceso de remoción. Limítese a decir su nombre y respetuosamente pida la presencia de su abogado antes de contestar cualquier pregunta.