Hoy en día, gracias al internet y a las redes sociales, el confrontar ideas y las relaciones entre consumidor y medio se atenúa, cada vez permitiendo una conexión más directa con los autores y publicaciones como nunca antes se había visto. Por ello, las reacciones, los comentarios y las comunidades formadas alrededor de un evento, un individuo o una idea, son cada día más relevantes y notorias en la realización de cualquier producto, o en este caso, un artículo.

La reconocida publicación de The Economist publicó el pasado 3 de enero un artículo titulado The radical agenda of Brazil’s new president (La agenda radical del nuevo presidente de Brasil), donde destacan el contexto socio económico y político superficialmente, y algunas de las medidas anunciadas por Jair Bolsonaro, sobre todo aquellas relacionadas con los salarios mínimos y el sistema de pensiones. También reconocen algunas de sus declaraciones más polémicas, concluyendo el artículo con un final abierto, a la expectativa de una Brasil en posible crecimiento, apoyando las políticas de libre mercado que ofrece el ejecutivo nacional.

– Solenidad – Después de tomar posesión, jurar cumplir la Constitución y hablar a los parlamentarios, el presidente Jair Bolsonaro sale del Congreso y camina junto a la tropa condición de comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Foto: Marcos Brandão / Agencia Senado

En su cuenta de Twitter, la revista comparte el artículo bajo la primicia:

 “Jair Bolsonaro es un populista peligroso, con algunas buenas ideas” 

El texto ocasionó una reacción instantánea por parte de la comunidad, alegando a la postura del personaje ante la infame dictadura brasileña, su posición con el trato a las minorías (destacando a indígenas y LGBTQ+), y su abierta aceptación de explotar los recursos naturales del Amazonas.

Distintos usuarios de muchas perspectivas políticas, económicas y sociales han mostrado rechazo ante la forma en que los editores de la revista muestran la figura del presidente brasileño, alegando simpatía por una figura disruptiva en el desarrollo de una comunidad internacional más abierta y dispuesta a trabajar por un futuro sustentable.