Las Tiny House o casas pequeñas son estructuras, prefabricadas o construidas por los mismos dueños, que van desde los 10 hasta los 50 metros cuadrados. Pero no solo se trata de vivir en espacios reducidos, sino también de simplificar la manera en la que se vive. Se trata de un movimiento, personas interesadas en el medio ambiente, en el minimalismo, se encuentran siempre en la búsqueda de la felicidad con menos, mayor libertad personal y también más libertad económica.

Todas las Tiny House están construidas atendiendo al concepto de funcionalidad y autosuficiencia y están provistas de los últimos avances tecnológicos. Así pues, están 100% equipadas, de tal forma que hasta una familia pequeña puede vivir de forma confortable en ella.

El movimiento también ha sido respaldado por personas que están dispuestas a moverse en busca de nuevas oportunidades o nuevos ambientes. Ante esto, además de las Tiny house fijas, aparecen pequeñas casas rodantes que pueden ser fácilmente transportables.

Las opciones de tamaño son variadas, pero todas se ajustan a pequeñas dimensiones y a una construcción basada en el ensamblaje. En cuanto a su uso, es utilizada como espacios de trabajo u oficinas, casas de huéspedes, casas de campo o casas de tiempo completo.

Pros y contras de las Tiny House

Pros

  • Costos: el precio de estas pequeñas casas es mucho más rentable que una casa de tamaño normal, en caso de construcción, se necesitan menos materiales. Una casa de 20 metros cuadrados no exige demasiado. La gente que vive en espacios pequeños, regularmente tiende a poseer menos cosas materiales, a consumir menos recursos y a pagar menos servicios públicos como luz o agua.
  • Bajo impacto en el medio ambiente: la construcción de una Tiny House hace uso de sistemas de calefacción por medio de paneles solares, captación y desinfección de agua para uso doméstico, inodoros secos, aprovechamiento de luz natural, soluciones térmicas con aislamiento e incorpora el reciclaje de materiales.
  • Más tiempo libre: al ser un espacio pequeño, no necesita tanto mantenimiento ni limpieza.
  • Móviles: en este caso aparecen soluciones móviles a modo de casas rodantes que pueden ser trasladadas fácilmente a través de camiones. Son para personas que ya no quieren anclarse de por vida a un sólo lugar, sino que están dispuestos a moverse en busca de nuevas oportunidades o un mejor ambiente para que crezcan sus hijos.
  • Vida social: al obligar a las personas a ocupar en mayor medida los espacios públicos, generan lazos con sus vecinos y potenciando la vida en comunidad, el intercambio de conocimientos y la colaboración mutua.
  • Simplicidad: un estilo de vida más simple y menos consumista puede conducir a una vida más feliz y más satisfactoria. Reducir la cantidad de posesiones en la vida puede dar lugar a una limpieza no sólo de los bienes físicos, sino también de la mente, lo que te llevará a una mayor claridad mental.

Contras

  • Seguridad y calidad: por el aumento de la popularidad de las Tiny House, se han visto constructores amateurs que ponen en peligro su construcción. Debes cerciorarte de estar en manos de un profesional si quieres tener este tipo de vivienda.
  • Permisos necesarios: en algunas partes se prohíben las construcciones de viviendas menores a 55 metros cuadrados. Por eso, la mayoría de las casas pequeñas son consideradas como casas rodantes o trailers, sin embargo, necesitan de una revisión para que cumpla con todas las condiciones necesarias para tener este tipo de patente.
  • Uso de espacio público: en muchos lugares no se permite que personas los utilicen para vivir, por lo que las casas son clausuradas y los dueños arrestados si es que entran a estas. También existen multas e incluso pueden destruir la casa si es que se usa suelo público y así lo determinan las autoridades.