La Iglesia Católica ha pedido perdón públicamente en los últimos 100 años más que en el último milenio.

Con el ascenso de Francisco como Sumo Pontífice, muchas cosas parecieron mejorar. En términos de transparencia, Francisco admitió la existencia de casos de corrupción y pederastia en la iglesia con una apertura sin precedentes; no obstante, la postura del vaticano ante la homosexualidad y los derechos de la comunidad LGBT sigue generando polémica y críticas a favor y en contra.

Hace una semana, al cierre de su visita a Irlanda, un periodista preguntó al Papa qué les diría a los padres de niños homosexuales. Francisco respondió: “Cuando (la homosexualidad) se muestra desde la infancia, hay mucho que se puede hacer a través de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Es diferente si se muestra después de 20 años”. 

El Papa Francisco en Colombo, Sri Lanka (2018). Cortesía de Wiki Commons.

Lo que el Papa consideró, quizás, palabras diplomáticas y cuidadosas, desató indignación de inmediato entre los miembros de la comunidad gay y activistas a favor de los derechos LGBT. La Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en 1990, y la Asociación Americana de Psiquiatría, en 1973, un detalle que el Sumo Pontífice tal vez debió tomar en cuenta.

Incluso el vaticano parece haberse dado cuenta del error: a la hora de publicar los detalles de la entrevista en su página web, este fragmento de las declaraciones del Papa fue omitido. En su lugar, la iglesia hizo énfasis en el mensaje de “apoyo y diálogo” de Francisco hacia los padres de niños homosexuales. “Orar, no condenar, dialogar, abrir espacio”. 

Una vocera del vaticano dijo a la agencia de noticias France-Presse que el Papa mencionó la psiquiatría como un ejemplo “de las cosas que pueden hacerse”, pero nunca fue su intención decir que la homosexualidad era una “enfermedad mental”. 

Grupo de católicos a favor de la comunidad LGBT esperan la salida del Papa Francisco de la Iglesia de San Mateo en la calle 17 y la Avenida Rhode Island, NW, Washington DC, el miércoles 23 de septiembre de 2015 por la tarde. Foto de Elvert Barnes.

Francisco se refirió en 2013 a las personas homosexuales como “hermanos” que, si estaban en búsqueda de Dios, no debían ser juzgadas, discriminadas o marginadas.

Según declaraciones de Juan Carlos Cruz, quien fuese víctima de abuso sexual por parte del sacerdote chileno Fernando Karadima, el Papa le dijo en una reunión concertada que ser gay no tenía importancia: “Dios te hizo así y te quiere así, y a mí no me importa. El Papa te quiere así. Tienes que estar feliz con quien tú eres”.