Amazon, la tienda de libros virtual que ha evolucionado a ser un mercado vasto de productos y hasta nombrarse la segunda compañía más valiosa del mundo, actualmente carece de integridad cuando se refiere a las revisiones de productos echas por consumidores.

Según Buzzfeed, para el 2017, unos 300,000 vendedores nuevos se unieron al mercado de Amazon, generando unos 32 billones adicionales en ingresos. En adición, Amazon Prime cuenta con 100 millones de miembros a nivel mundial; nombrando este sitio web una de las plataformas virtuales más importantes para comerciantes a nivel mundial.

Para poder vender sus inventarios a gran escala en un mercado tan competitivo, estas empresas tienen que conseguir que sus productos estén clasificados como productos “cinco estrellas”. Estas revisiones son de suma importancia porque le comunican al consumidor el nivel de calidad del producto adquirido a través de compras ya realizadas. Este paso es tan crucial para la venta que muchos comerciantes están dispuestos a pagar por revisiones positivas de sus productos, al igual que pagar por revisiones negativas para la competencia.

Para el 2017, según Forbes, hubo un aumento en revisiones de productos fraudulentas en este sitio web, provocando que la empresa prohibiera este tipo de conducta enfatizándolo en su reglamento. Aún con los esfuerzos hechos por la empresa, se ha dado a relucir que este tipo de actividad continúa pasando con los propios usuarios de Amazon Prime.

De acuerdo con Buzzfeed, estos usuarios compran los productos con su cuenta personal usando sus tarjetas de crédito. Luego, dejan una revisión positiva en la página del producto; al completar la revisión estos reciben un reembolso a sus cuentas de PayPal con el dinero del producto comprado, más un incentivo adicional por la revisión. A su vez, este mismo proceso es utilizado para referencias negativas.

En muchas ocasiones, los comerciantes se han dado cuenta de revisiones falsas en sus productos porque los mismos usuarios que dejan mensajes negativos son quienes dejan mensajes positivos en los perfiles de sus competidores. Aunque Amazon ha tomado medidas para intentar mejorar este aspecto de su empresa, no ha logrado controlar estos mensajes engañosos en su totalidad.