Una investigación en Estados Unidos sugiere que cada vez los adolescentes utilizan más métodos anticonceptivos al tener relaciones sexuales. Sin embargo, no utilizan los métodos más eficaces o son aplicados de manera incorrecta, lo que resulta en embarazos no deseados o en transmisión de enfermedades.

Algunos padres piensan que hablar sobre el sexo o de métodos anticonceptivos, significa darles permiso a sus hijos adolescentes para que tengan sexo lo antes posible y no es cierto.

Los adolescentes que están en la secundaria ya hablan de sexo y piensan sobre ello. Ésta temática se encuentra en la televisión, en la música, en las publicidades, en internet, y su curiosidad hace que hablen entre amigos sobre ello.

Si creen que evitar una conversación sobre el tema hará que ellos no se interesen, pues están equivocados. Los adolescentes que sienten que sus padres quieren hablar con ellos abiertamente sobre el sexo, son los mismos que más se demoran en tenerlo y utilizan anticonceptivos y condones cuando lo hacen.

¿Cómo hacerlo?

Lo más importante es encontrar el momento oportuno. Lo ideal es que los padres hayan comenzado a hablar con sus hijos sobre los cambios por los que pasa el cuerpo a medida que crecen. Debes tener en cuenta:

Confianza

Dar y tener confianza en el primer contacto con ellos y que sepan que sus padres están en cualquier momento para apoyarlos.

Se trata de hacerles saber que se les ama y que están allí ante cualquier circunstancia. Al ser abiertos y cálidos, el adolescente no tendrá dudas de acudir a sus padres en caso de necesitarlo. Ellos necesitan ayuda para sentirse preparados para manejar las responsabilidades que el sexo conlleva.

No regañar ni juzgar

Es importante escucharlos atentamente. Comprende las presiones, los desafíos y las preocupaciones de tu hijo adolescente. Se debe abordar las situaciones y emociones que vayan surgiendo sin hacer juicios de valor ni basarse en prejuicios.

Promover la abstinencia

Diversos factores, como la presión de grupo, la curiosidad y la soledad, por nombrar algunos, hacen que los adolescentes comiencen a tener relaciones sexuales a temprana edad. Pero no hay apuro. Recuérdale a tu hijo adolescente que está bien esperar. El sexo es un comportamiento de adultos. Mientras tanto, hay otras formas de expresar afecto: charlas íntimas, largas caminatas, tomarse de la mano, escuchar música, bailar, besarse, tocarse y abrazarse.

Plantear los métodos anticonceptivos

Comprender los métodos anticonceptivos es importante para todos. Sin importar si tu hijo adolescente decide tener sexo o esperar, asegúrate de que sepa cómo prevenir un embarazo y protegerse de las infecciones de transmisión sexual. Si tienes alguna duda sobre cuáles son los mejores para ellos, puedes proponer averiguarlo juntos.