por R. Arosemena P.
rita@elfaroweb.com

 

 

 

Si cada estadounidense reciclara una décima parte de los periódicos que compra, evitaríamos la tala de unos 25 millones de árboles al año, de acuerdo con datos de la Brigham Young University. ¡Y vaya que estamos en una época ideal para comenzar a reciclar! No sólo para preservar el único hogar que tenemos, también para cuidar nuestras finanzas.

Reciclar puede ayudarnos a ahorrar una suma de dinero importante mientras adoptamos estilos de vida eco amigables y contribuimos a reducir las emisiones de gases contaminantes.

Aquí hay siete consejos prácticos para darle un respiro al planeta y sumar efectivo a nuestros bolsillos.

1 Comprar agua embotellada ya pasó de moda

John Cameron

A no ser que vivas en un lugar donde todas las fuentes de agua están contaminadas, comprar agua embotellada es un gasto innecesario que genera altos niveles de contaminación y crea una mella importante en tu bolsillo.

En lugar de comprar agua cada vez que sales de casa, implementa las botellas reutilizables (preferiblemente, biodegradables) y rellénalas en fuentes de agua potable cuando sea necesario. Esta es la forma más sencilla de decir No a la contaminación indiscriminada con plásticos y comenzar un ahorro notable a fin de mes.

Ahora, si lo que te gusta de comprar agua embotellada es su procedencia mineral, existen alternativas amigables con el medioambiente que puedes poner en práctica, como las botellas reutilizables con filtros integrados que purifican el agua.

Piensa en todo el dinero que podrías ahorrar comprando una de estas botellas purificadoras y en la cantidad de residuos que estarías ayudando a mantener fuera de nuestros océanos. Hablamos de una diferencia de cientos de dólares al año y la preservación de muchas especies.

2 Elimina las bolsas de plástico de tu vida

Wolfgang Hasselmann

Se estima que hay cerca de 5.25 trillones de desechos plásticos repartidos en el océano, de los cuales 269.000 toneladas flotan en la superficie mientras que cerca de cuatro millones de microfibras de plástico se encuentran en las profundidades del mar.

Gran parte de estos desechos provienen de las bolsas de plástico que recibimos en los supermercados y en las tiendas. Actualmente, no existe una ley que prohíba, sancione o regule el uso de bolsas de plástico a nivel nacional, aunque algunos estados (como Michigan y California) han implementado sus propias ordenanzas. Desde luego, esto no es excusa para ser parte del problema en lugar de comenzar a ser la solución.

Elimina las bolsas de plástico desechables de tu vida adquiriendo bolsas reutilizables. Además de que contribuirás a preservar el medioambiente, algunas tiendas te darán un descuento por la iniciativa y, otras, te permitirán acumular puntos canjeables en compras futuras (Target y Whole Foods Market, por ejemplo).

3 Reduce tu consumo energético y de agua potable

Imani

El uso desmedido de energía eléctrica y agua potable es una de las principales razones del aumento en nuestras facturas a fin de mes y un importante factor contribuyente al calentamiento global.

Te sorprendería lo fácil que derrochamos nuestros recursos todos los días sin darnos cuenta. La buena noticia es que poner en práctica algunos consejos sencillos puede marcar una gran diferencia. Algunos tips eco amigables son:

  • Utilizar pocas fuentes de luz durante la noche, únicamente lo necesario para iluminar el espacio en que nos encontramos o la fachada externa de nuestro hogar
  • Desconectar todos nuestros dispositivos electrónicos cuando salgamos de casa, para reducir en lo posible la emisión de gases contaminantes
  • Instalar filtros para el ahorro de agua en grifos y sanitarios
  • Reemplazar nuestras fuentes de luz por bombillos ecológicos, que consumen una menor cantidad de energía y no contienen mercurio

4 Reciclar, reducir, reutilizar: una tendencia divertida y rentable

Alfonso Navarro

La fama de las 3 “R” no es cuestión de suerte, hay un buen motivo para justificar el impulso que está teniendo el reciclaje en diferentes partes del mundo.

La reutilización de desechos ha dejado de ser vista como una tarea altruista pero aburrida para convertirse en una auténtica industria emergente. Cada vez son más las personas interesadas en aprender a reciclar, lo que coincide con un aumento en el interés general por adquirir productos reciclados o biodegradables.

Todo va de la mano de una creciente necesidad por cuidar la salud, ahorrar dinero y sentir que ponemos nuestro grano de arena para crear un impacto positivo en el mundo.

Podemos reciclar y reutilizar desde una botella de plástico hasta una llanta, y seguro te sorprendería la cantidad de cosas que pueden hacerse: una lámpara, un librero, una parada de autobuses… ¡hasta una casa!

La tendencia Green Living (o estilo de vida ecológico) es incluso una gran oportunidad de negocio con un costo de inversión relativamente bajo. Lo único que necesitas es creatividad y comenzar a acumular tus propios residuos, los de tu familia o los de tus vecinos. Puedes iniciar un negocio con esto, y quién sabe, quizás descubras alguna pasión oculta a través del arte y las prácticas eco amigables.

El planeta te lo agradecerá.