Un estudio publicado recientemente en la revista científica Frontiers in Psychology ha revelado por primera vez la dosis de exposición a la naturaleza más efectiva para contrarrestar los efectos del estrés.

El estudio se enfoca en la efectividad de tomar al menos 20 minutos diarios para pasear o sentarse en un lugar que nos haga sentir en contacto con la naturaleza, una simple tarea que promete reducir significativamente la producción de hormonas del estrés.

Para la Dra. Mary Carol Hunter, profesora asociada de La Universidad de Michigan y autora principal de la investigación, el remedio se llama “píldoras naturales”.

People Wearing Backpacks Walking on Pathway Near Green Leaf Plants | Cortesía de Kai-Chieh Chan

Con múltiples beneficios a largo plazo, en especial en esta época

La creciente urbanización de las ciudades implica estilos de vida acelerados. Las píldoras naturales podrían ser una solución efectiva para reducir el impacto negativo en la salud.

El equipo diseñó un experimento desarrollado durante un período de 8 semanas, en este tiempo, se solicitó a los participantes que tomaran una “píldora natural” con una duración de 10 minutos o más, al menos 3 veces a la semana. Los niveles de cortisol, hormona del estrés, se midieron a partir de muestras de saliva tomadas antes y después de la píldora natural, una vez cada dos semanas.

Los participantes eligieron libremente la hora, la duración y el lugar de su experiencia, que se definió en un lugar fuera del centro clínico donde tomaron la consulta. Los voluntarios del estudio dijeron que estar en el sitio les hizo sentir que habían interactuado con lo natural. 

Otro factor de éxito fueron las condiciones creadas para minimizar los aspectos que, se sabe, influyen en el estrés: tomar la píldora natural a la luz del día, no hacer ejercicios aeróbicos y evitar el uso de las redes sociales, el Internet y las llamadas telefónicas.

La ciencia confirma la magia de la naturaleza

Los datos revelan que una experiencia de veinte minutos en la naturaleza es suficiente para reducir significativamente los niveles de cortisol y, por ende, el estrés. La Dra. Hunter envió un mensaje a la comunidad internacional: “Los profesionales de la salud pueden usar nuestros resultados como un antecedente empírico basado en la evidencia sobre qué poner en una receta de píldoras naturales”.

Este enfoque experimental puede utilizarse como una herramienta para evaluar cómo la edad, el género, la estacionalidad, la capacidad física y la cultura influyen en la efectividad de las experiencias de exposición a la naturaleza, esto permitirá crear recetas personalizadas de píldoras naturales y construir una visión más profunda de cómo diseñar ciudades, aprovechar al máximo los espacios públicos y las áreas verdes.