Iniciar un divorcio sin duda es una decisión difícil de tomar. Cuando las parejas contraen matrimonio, creen que este durará para siempre y lidiar con una separación puede ser un proceso con muchas emociones, pero sobre todo, con interrogantes. 

Cuando la relación pasa por momentos de crisis, la pareja comienza a preguntarse si la solución es el divorcio. Sin embargo, hay algunas cosas que cuestionarse antes de dar el primer paso. 

¿La mejor decisión?

Primero que nada, debes evaluar cada aspecto de tu relación. Cuando nos sentimos agotados, no nos tomamos el tiempo para pensar y para preguntarnos lo que realmente queremos. En un artículo del New York Times, Eric Copage enumera once preguntas que debes realizarte antes de pedir el divorcio. Entre las más destacadas son:

  • ¿Has dejado claro lo que te molesta de la relación?
  • ¿Tú y tu cónyuge han dejado claras sus expectativas acerca del papel de cada uno en la relación?
  • ¿Realmente serías más feliz sin tu pareja?
  • ¿Estás preparado para las tensiones económicas que puede conllevar un divorcio?
  • ¿Cómo pueden manejar el divorcio para minimizar el daño a los hijos?
Cortesía de Pexels.com

Otra pregunta más que agregar sería: ¿qué esperas lograr con el divorcio?. Algunas problemáticas de las relaciones de pareja pueden ser solucionadas con un profesional terapéutico o colocando las cartas sobre la mesa y comunicación. El desgaste físico y emocional de sobrellevar una relación puede hacer que solo quieras huir del lugar donde crees que está el dolor. 

Realizarte estas preguntas puede hacer que reflexiones sobre lo que realmente quieres hacer y te sientas más seguro antes de tomar una decisión. Por si todavía tienes dudas, aquí te dejamos pros y contras del divorcio.

Pros 

No hay forma de hablar de los beneficios que puede traer el divorcio en general, cada persona y cada pareja es diferente y las consecuencias de este paso dependerá de cada uno de ellos. Aun así, estas son algunas ventajas que puedes experimentar:

Libertad

Suena un poco egoísta, porque el divorcio no es un proceso fácil de asumir. Pero, en caso de tener una relación que te asfixiaba o te ahogaba, ahora tienes la ventaja de poder respirar. Algunas personas son sometidas a maltratos constantes, así que alejarte de eso hará que sientas mayor tranquilidad, al igual que tus hijos (en caso de tenerlos).

Cortesía de Pexels.com 

Tiempo

No sucede en todos los casos, ya que el estar solo hará que tengas que mantenerte económicamente por ti mismo. No obstante, el tiempo que antes se dirigía hacia tu pareja ahora puedes dedicártelo. Puedes comenzar con nuevos pasatiempos, deportes o simplemente divertirte saliendo con amistades y familiares. 

Toma de decisiones

Ya no existe un “nosotros”, ahora solo existe un “yo”. Las decisiones importantes recaerán sobre ti y no tendrás que cuestionarte si a la otra persona le gustaría lo que tu quieres hacer. Como por ejemplo, un cambio en el hogar.

Conectarse mejor con los hijos

Aunque el divorcio es un tema difícil para los hijos, el estar a solas con ellos te permitirá prestarles mayor atención y ellos a ti. Podrás dedicarles tiempo y así se sentirán más conectados contigo.

Contras

Duelo 

Cortesía de Pexels.com

Se trata de una pérdida importante, y no solo hablamos de la pareja, sino de las ilusiones que se tenía sobre la relación. Durante el proceso del divorcio, se viven las 5 famosas etapas del duelo (negación, ira, negociación, depresión y aceptación). Cada una de ellas trae consigo una serie de emociones difíciles de asumir como tristeza profunda, irritabilidad, pensamientos de culpa o intentos de volver con la pareja. 

Gastos

Salvo en algunos países donde existe el término “divorcio express”, este trámite generalmente requiere de la presencia de abogados o expertos en la materia.  Los costes legales dependen de las circunstancias de cada caso. Principalmente, de si hay hijos de por medio y de los bienes que se tengan en común. 

¿Qué sucede con mis hijos?

Tener hijos conlleva al pago mensual de una manutención para cubrir las necesidades básicas. Este pago debe ser establecido por mutuo acuerdo o decidido por el juez del caso.

Otra de las alternativas es la custodia compartida. En ella, ambos progenitores se hacen cargo de los hijos en un 50% del tiempo y cada uno asume los gastos necesarios. Además, este tipo de custodia trae consigo ventajas como el contacto continuo con cada uno de los padres, favorece la comunicación y se fomenta una actitud más abierta de los hijos.

Cortesía de Pexels.com

Es muy importante que consideres hacer un profundo examen de conciencia y tomes decisiones de manera racional y nunca emocional. Sobre todo, que verdaderamente reconozcas qué tan listo estás para hacer cambios radicales en tu vida.