La adopción de un niño es una gran decisión y una manera hermosa de formar una familia o adicionar un nuevo miembro. Varias cosas se deben tener en cuenta antes de tomar la decisión de adoptar un niño del sistema de los Estados Unidos. Es importante tomarse su tiempo y estar seguro de que esta decisión es la adecuada para su familia.

1. Diferencias entre Adopción y Crianza temporal

En EE.UU la adopción está rodeada de múltiples posibilidades. Se puede adoptar un bebé en la forma tradicional, pero también se puede acoger al menor durante un tiempo determinado.

La crianza temporal se trata de un acuerdo para niños, que por algún motivo, fueron retirados por orden judicial del cuidado de sus padres biológicos o de otras personas legalmente responsable de ellos. Estos niños están bajo la custodia temporal del estado mientras se ofrece a sus padres la oportunidad de completar servicios que permitirán el retorno de sus hijos al hogar, siempre y cuando esto sea lo más conveniente para los niños.

Esta puede ser una opción considerable para padres que no se sientan listos para adoptar. El primer paso consiste en tomar la decisión de solicitar una crianza temporal y ponerse en contacto con una agencia de crianza temporal. Suele pasar un año entre el primer contacto con la agencia y la asignación del niño a su familia. El tiempo estimado depende de la agencia con la que se encuentra trabajando y del estado en que usted vive.

2. Tipos de adopción

Si ya tomaste la decisión, debes conocer los tipos de adopción que ofrece EE.UU. La manera en que elija adoptar dependerá de lo que es importante para tu familia, incluyendo tus sentimientos con respeto al contacto con miembros de la familia biológica, tu flexibilidad con respecto a las características del niño que deseas adoptar, tus recursos disponibles y cuánto tiempo estarás dispuesto a esperar por un niño.

Adopción doméstica

En la adopción doméstica, podrás elegir trabajar con una agencia pública, una agencia privada acreditada, un abogado (“adopción independiente”), o un facilitador de adopciones (si las leyes de su Estado así lo permiten) o una agencia no acreditada.

  • Agencia pública: las agencias públicas principalmente gestionan la adopción de niños dentro del sistema de cuidado temporal del Estado. Existen muchos niños en el sistema de cuidado temporal que están a la espera de una familia adoptiva. Especialmente necesitados de familias adoptivas son los niños de 8 años de edad y mayores, niños de grupos minoritarios grupos de hermanos y niños con discapacidades.
  • Agencia privada acreditada: los padres biológicos ceden sus derechos de padres a la agencia, y luego los padres adoptivos trabajan con la agencia para adoptar. Muchos futuros padres trabajan con agencias privadas acreditadas a fin de adoptar bebés sanos.
  • Adopción independiente: los abogados ayudan a los futuros padres con el proceso de adopción, el cual normalmente involucra la adopción de un bebé. Las familias que proceden a adoptar de manera independiente identifican a los padres biológicos (o a la mujer embarazada) sin la ayuda de una agencia. Si decides escoger la adopción independiente, podrás interactuar con los padres biológicos o con su abogado. Los padres biológicos típicamente dan un consentimiento por escrito para la adopción que debe ser aprobado por el Tribunal.
  • Agencia no acreditada: Un facilitador es una persona que enlaza a los futuros padres adoptivos con las madres en espera a cambio de una remuneración. Algunos Estados prohíben la adopción a través de  facilitadores pagados. Es necesario que verifiques el programa o la política de adopción de tu Estado.

Adopción Internacional

Los niños elegibles para las adopciones internacionales deben haber perdido a sus padres biológicos debido a muerte o abandono, o sus padres biológicos deben demostrar que son incapaces de cuidar de sus niños.

El proceso de colocación para la adopción internacional varía dependiendo de la agencia que elijas, el país de origen del niño y de si el país es parte o no de the Hague Convention. Cuando un niño está disponible para una adopción, un proveedor de servicios de adopción coloca al niño con futuros padres que puedan satisfacer las necesidades de ese niño.

3. Tiempo

Las políticas sobre la búsqueda de un niño y su recepción en el hogar adoptivo varían según el lugar de residencia y la jurisdicción responsable del niño.  Como resultado, los plazos y los procesos empleados por las agencias en la búsqueda de un niño para una familia pueden ser bastante diferentes. Algunos varían entre semanas, meses e incluso años.

La cantidad de tiempo que transcurre entre la notificación de haber sido seleccionado como familia adoptiva de un niño o grupo de hermanos y la recepción física del niño o del grupo de hermanos en el hogar depende de varios factores. Tú también necesitarás tiempo para prepararte física y emocionalmente para recibir al niño o grupo de hermanos, él o ellos también pasarán por ese proceso con la ayuda del trabajador social, la familia de crianza temporal y otras personas.

4. Costos de la adopción

Los gastos relacionados con la adopción varían mucho, lo que hace difícil predecir los costos exactos que puede enfrentar.

La adopción de un niño que está en cuidado de crianza implica un gasto mínimo, mientras que las adopciones que no son de cuidado de crianza tienden a ser mucho más caras.

Las tarifas de adopción entre países pueden ser muy diferentes de un país a otro. Los costos tienden a ser más altos que para las adopciones a nivel nacional, ya que pueden incluir viajes al extranjero y procesamiento de inmigración además de costos judiciales, educación obligatoria de adopción para futuros padres adoptivos y documentación relacionada.

En esta guía puedes informarte mejor sobre los costos por cada tipo de adopción.

5. Post- Adopción

Es un proceso complejo, pero también muy hermoso, ya que está motivado por el amor y el deseo de hacer familia. Es un proceso muy consciente, lo que facilita el aprendizaje acerca de este nuevo hijo/a que llega. Reconocer lo complejo de los sentimientos que aparecen luego de confrontar las expectativas con la realidad, en los momentos posteriores a la llegada de ese hijo/a tan deseado, no es tan fácil. Para algunas personas esto se puede percibir como una especie de deslealtad, sentimientos de culpa, dudas acerca de la capacidad de ser padres/madres. Evitar estos sentimientos no hace que desaparezcan, por lo que es importante elaborarlos y enfrentarlos, de tal manera de mejorar la adaptabilidad de la familia y del hijo/a que llega.