La Masonería sigue siendo cuestionada por muchas personas en el mundo, algunas veces se le considera una secta y se encuentra estrechamente relacionada con las teorías conspirativas. 

Pero antes de empezar, hablemos sobre la definición de Masón. Este término proviene del Francés ‘maçon’, que se traduce al español como ‘albañil’ o ‘moldear algo’. Se puede decir que es un movimiento ideológico o una sociedad que denominan “discreta”, ya que cualquier masón es libre de decir que lo es, pero no puede delatar a otros masones. 

Se organizan en logias, que son los grupos de masones y, además, se le llama así a los Templos donde realizan reuniones, cada reunión se denomina ‘tenida’. Se dice que esta organización es filantrópica porque desea el bienestar de todos los seres humanos y practican el altruismo; es filosófica ya que orienta al hombre a esforzar el pensamiento y reflexión del sentido espiritual; y no es religiosa ni política, temas que se encuentran prohibidos dentro de las logias. 

Para la admisión, se debe recibir una recomendación por parte de dos Maestros masones de la logia a la que se quiera integrar. El proceso de selección varía, pero generalmente incluye entrevistas y votaciones, que deben ser unánimes para la aceptación del nuevo miembro.

Los masones tienen un estricto sistema de admisión, se debe cumplir con todos los requerimientos para poder ser parte de su sistema. A todo aquel que no es parte de la masonería, se le llama ‘profano’, que significa ‘fuera del templo’. 

Entonces, ¿en qué creen realmente los masones?

La masonería, contrario a lo que la gran mayoría piensa, no es considerada una religión. De hecho, están exentos de ellas. Se admite a personas que practiquen cualquier religión siempre y cuando sean tolerantes con los demás y se abstengan de hablar al respecto durante las tenidas. 

Sin embargo, la masonería está impregnada de simbolismos esotéricos. El principal es G.A.D.U, que representa al Gran Arquitecto Del Universo, una concepción única de todos los dioses: Jehová, Dios, Buda… Básicamente, se puede decir que la masonería busca el monoteísmo.

 

Grupo de hombres masones. Fotografía: Thomas Hawk

Su misión es la búsqueda de las mejoras del hombre, su lema principal es “Libertad, Igualdad, Fraternidad” y abarca una visión mucho más amplia sobre cualquier tema. La Iglesia Católica ha sido su principal adversaria, declaró su incompatibilidad en diversos pronunciamientos y el anterior Código de Derecho Canónico preveía la excomunión.

Los Masones se definen defensores del progreso del hombre y de su desarrollo filosófico, espiritual y filantrópico. Tienen prohibido el proselitismo, aunque el verdadero afán de las logias es hacer masones y propagar los principios de libertad, igualdad y fraternidad que impulsaron la Ilustración y la Revolución Francesa.

¿Qué hay de los ritos?

Antes de hablar sobre los ritos masónicos, es necesario saber que existen dos tipos de masonería: la regular (o antigua) y la liberal (moderna). La principal diferencia entre ambas es que la primera exige creer en un ser superior y está basada en la masonería de York, mientras que la segunda da absoluta libertad de conciencia y está basada en la Gran Logia de Inglaterra. 

En la masonería regular, los ritos más conocidos son el rito de York, que se compone de 13 grados, donde los primeros 3 grados serían los habituales grados azules de aprendiz, compañero y maestro. Los altos grados de este rito son el 11, el de Caballero de la Cruz Roja; el 12, el Caballero de Malta; y el 13, el Caballero del Temple. 

En la masonería liberal, el rito más conocido es el Francés, que posee 7 grados, donde los 3 primeros son Aprendiz, Compañero y Maestro, y el resto: Elegido, Escocés, Caballero de Oriente y Rosa Cruz.

Objetivos de la masonería

Según la web masonería.es, los objetivos principales de la masonería son:

  • Preparar la Concordia Universal, con el fin de mejorar tanto al hombre como a la sociedad.
  • La búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad, trabajando por el mejoramiento tanto material como moral y para el perfeccionamiento intelectual y social de la humanidad.
  • Además, la Masonería tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los otros y a uno mismo, y la libertad absoluta de conciencia.

Teorías conspirativas

Debido a la falta de información sobre los altos grados de la masonería y el secretismo que se maneja a lo interno de una logia, los “profanos” se han cuestionado durante siglos la verdadera naturaleza e intenciones de los grupos masónicos.  

Se les asocia con los famosos Illuminati de Bavaria, una sociedad secreta de corta duración (1772–1785) que pretendía llevar la doctrina de la Ilustración a ese reino, siendo abiertamente antimonárquica, y que fue prohibida por Carlos Teodoro, elector de Bavaria, con el apoyo de Federico el Grande. 

Cortesía de Pixabay.com

Adicionalmente, muchos autores que aseguran haber pertenecido a la organización masona dicen que, en un aspecto más profundo, la masonería es un disfraz para alabar al diablo. Alberto Bárcena, en su libro Iglesia y Masonería, explica que el ritual de iniciación en el grado 29, según el Rito Antiguo y Aceptado, mayoritario dentro de las logias masónicas, consiste en rechazar expresamente a Cristo, pisoteando con los dos pies un crucifijo y, además, se invoca a modo de consagración la protección de Baphomet, dios de la Luz, que es una representación del diablo.

Esto ha sido desmentido por blogs de masonería que aseguran que esto se encuentra completamente fuera de los principios masones, y que las especulaciones sobre la masonería son precisamente eso: especulaciones.

La verdad no la conocemos abiertamente y existen muchas versiones, por lo cual lo más difícil termina siendo creer en solo una.